Seguimos realizando envios a pesar de la situación con el COVID-19

Bañar un perro: pasos y recomendaciones para hacerlo fácil

¿Cómo bañar un perro? Ha llegado el momento de bañar a tu mascota y quizás no tienes ni la menor idea de cómo hacerlo. Si es tu caso, ¡no te angusties! Te enseñamos como realizar esta tarea de forma sencilla y grata para ti y tu peludo.

Bañar a tu perro debe ser una rutina imprescindible para mantenerlo saludable. Asimismo, como lo enseñas a realizar sus necesidades (pipi y popo) en lugares adecuados, de la misma manera debes establecer el hábito de bañarse periódicamente. Veamos cómo realizar esta tarea lo más simple posible.

¿Con qué frecuencia debo bañar a mi perro?

A menudo surge la duda sobre la frecuencia con la cual se tiene que bañar un perro. Si es tu caso, te contamos que hay algunos factores que se deben tomar en cuenta para realizar esta tarea. Depende de la raza, el carácter, el tipo de pelaje, y el estilo de vida.

Otro factor a considerar, es el clima. Si el tiempo es cálido puedes bañar a tu perro con más asiduidad (lo normal) que cuando está frío. Aunque, ten en cuenta que los perros no deben bañarse con mucha frecuencia porque puede presentar irritación en la piel. Considera hacerlo una vez al mes, para que huela bien.

Pasos para bañar un perro

Si deseas que tu peludo tenga una buena experiencia al bañarse y se acostumbre, te recomendamos seguir estos pasos:

Elige un espacio

Considera el tamaño del perro para esto. Puedes bañarlo en una bañera o en el lugar más espacioso de tu casa (garaje o fondo). Se recomienda colocar debajo de tu amigo peludo una alfombra de goma antideslizante, para evitar que se patine. No querrás que se ponga nervioso.

 

Prepara agua tibia

Antes de bañar a tu perro asegúrate que la temperatura del agua esté tibia. Recuerda que los perros son sensibles al agua fría. Empieza a bañarlo desde las extremidades e ir subiendo a su lomo poco a poco hasta que esté mojado completamente. Excepto la cabeza, así no entrará agua  en sus orejas o el champú en sus ojos. Sería perjudicial para él.

Si notas que el área de la cabeza está sucia, bien puedes utilizar una toallita higiénica y limpiarlo.

Emplea el champú

En este paso es conveniente que esté completamente mojado. Distribuye el champú por todo el cuerpo de tu mascota y comienza a frotarlo con tus manos. Presta especial atención  a las zonas de pliegues (curvadas o con dobles) y no dejes de aplicar el producto en esas áreas

Te recomendamos, dejar actuar el champú por el tiempo recomendado en la etiqueta.

Retira el champú

Asegúrate de enjuagar bien a tu perro con abundante agua. Cuando observes que esta sale transparente o sin espuma, está listo. Te aconsejamos usar la ducha para mascotas, es muy práctica.

Seca a tu canino

Al momento de realizar este paso debes hacerlo primero con una toalla. Hazlo en forma como si estuvieras moteando, si lo frotas puedes enredar su pelaje. Fíjate de secar bien las zonas con pliegues y con mayor cantidad de pelos. Estas son propensas a desarrollar dermatitis.

Si eliges utilizar una secadora para el pelo de tu perro, úsala a temperatura baja. Así no corres el riesgo de quemarlo. Hay caninos que les asusta el ruido, por lo que tendrás que acostumbrarlo primero a escuchar el sonido.

Aprovecha este momento para peinar y desenredar el pelo de tu amigo peludo, quedará como nuevo.

Compensalo

Como en cualquier otro entrenamiento premiar a tu perro con una golosina lo hará asociar la acción a algo positivo. Así que no dejes de hacerlo.

 

Consideraciones que no puedes obviar

  • Puedes empezar a bañar tu cachorro desde las 5 semanas de vida.
  • Entrenalo por varios días. Vas a necesitar paciencia hasta que acceda a asearse. Te recomendamos colocarlo en una bañera sin agua con un juguete. Quédate a acompañarlo, háblale, brindale un snack. De esta forma, vas a lograr que asocie el lugar a una buena experiencia. Será clave para que tengas éxito
  • Antes de bañar un perro debes prepararte. Ten a la mano la toalla, el champú, peine, tapones o pedazos de algodón, la secadora; y todo lo que vas a usar.
  • Utiliza un champú neutro especial para perros. Muchas personas cometen el error de aplicar a sus mascotas el mismo que utilizan para su uso personal; sin saber que es perjudicial para su piel, puede causar irritaciones porque su pH es diferente al de los humanos.
  • No debes bañar a tu perro si aún no ha completado su primer ciclo de vacunas. Pues, su sistema inmunológico no es tan fuerte y puede desarrollar resfriado, lo cual sería perjudicial para él.
  • Coloca tapones en las orejas de tu perro para evitar que entre el agua a sus oídos. Así no corres riesgo de que se desarrolle una otitis.

 

En definitiva, bañar a un perro no tiene por qué ser complicado. Solo debes aprender cómo hacerlo para que sea una buena experiencia. Será cada vez más fácil a medida que tu peludo se acostumbre.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados